miércoles, 23 de noviembre de 2011

Romance de los infantes de Aragón

Alburquerque, Alburquerque, 
bien mereces ser honrado 
en ti están los tres infantes  
hijos del rey don Fernando. 
Desterrélos de mis reinos,  
desterrélos por un año; 
Alburquerque era muy fuerte,  
con él se me habían alzado. 
¡Oh don Álvaro de Luna,  
cuán mal que me habías burlado! 
dijísteme que Alburquerque 
estaba puesto en un llano, 
véole yo cavas hondas  
y de torres bien cercado; 
dentro mucha artillería,  
gente de pie y de caballo, 
y en aquella torre mocha  
tres pendones han alzado: 
el uno por don Enrique,  
otro por don Juan, su hermano, 
el otro era por don Pedro,  
infante desheredado. 
Álcese luego el real  
que excusado era tomarlo.

No hay comentarios: