martes, 1 de marzo de 2011

8 - 00

MIguel de Unamuno

Cuando Ocho se cayó
contra tierra... ¡el infinito!
Pero cuando se rajó
fue en dos ceros ¡pobrecito!

No hay comentarios: